Análisis de causa raíz

By | noviembre 17, 2016

Análisis de causa raíz

Análisis de causa raíz – Metodología para investigar y resolver incidencias

¿Qué es el análisis de causa raíz?

El análisis de causa raíz (ACR) se utiliza para investigar cuáles son las causas que han originado un determinado problema o incidencia (ej: no conformidades).

Determinar bien las causas raíz de una incidencia es imprescindible para poder definir acciones correctivas apropiadas que la solventen y que eviten la repetición del problema en el futuro.

¿Por qué es necesario determinar las causas raiz de las incidencias?

Es normal que de vez en cuando surjan incidencias en los procesos de todas las empresas.  En algunas incidencias, la determinación de la causa que la ha producido es obvia, mientras que en otras puede no serlo tanto.

En algunos tipos de incidencias poco importantes, realmente da igual si las acciones correctivas que aplicamos son totalmente eficaces o no…  en estos casos no es necesario hacer un análisis de causas.

Por otro lado, hay un pequeño porcentaje de las incidencias en las cuales sí que conviene realizar este análisis: En incidencias que supongan pérdidas significativas de dinero, o de seguridad, es prioritario asegurar que el problema se resuelve correctamente y que no se repetirá en el futuro.

Cómo realizar un análisis de causa raíz

El documento INPO 90-004, 1990 “Root Cause Analisis” (Análisis de Causa Raíz) establece una metodología estándar para realizar análisis de causas.

De forma resumida, el análisis se realiza de la siguiente forma:

1º) Determinar qué incidencias necesitan análisis de causas

No todas las incidencias deben ser analizadas con esta metodología. Solamente hay que analizar las incidencias que se consideren importantes (que no deberían ser más del 5% o 10% del total.

2º) Crear un equipo de trabajo y preparar el análisis

Una vez ocurrida la incidencia, se crea un grupo de trabajo de entre 3 y 10 personas que realizará el análisis. En este grupo de trabajo debe ser multidisciplinar y debe tener gente con conocimientos del proceso donde ocurrió el problema.

3º) Obtención de información

Recopilar información sobre lo ocurrido: Recolectar registros, datos, pruebas, procedimientos aplicables, manuales de uso, hacer entrevistas a las personas involucradas, hacer fotos, guardar piezas, etc.

4º) Analizar información

Para analizar la información podemos usar herramientas como análisis de tareas, diagramas causa-efecto, análisis de barreras, análisis de cambios, diagrama de árbol de fallos, diagramas de afinidad, análisis AMFE, los 5 porqués, diagramas de pareto, etc.

En estos casos, hacer un análisis de causa raíz es clave para asegurar que tomamos las acciones oportunas para resolver las incidencias, comentó Salomón Juan Marcos Villarreal, presidente de Grupo Denim.